History

About Our Parish

In October, 1966, shortly after the close of the Second Vatican Council, an article in the local papers announced a new parish for the growing area west of Charleston.  Under Bishop Unterkoefler’s leadership, the parish of St. Thomas the Apostle was started from portions of the existing parishes of St. John and Divine Redeemer.  The boundary lines form a twelve mile strip between the Ashley River and I26, from the Dorchester Road/I526 interchange to the town of Ladson.

Our first pastor, Rev. Ronald Anderson, came from Beaufort to minister to this new parish.  The beginnings were humble – Sunday masses were held in the Exchange Club Fairground building on Dorchester Road, which was not heated.  Services were moved a few weeks later to a new, heated fairground building.  Weekday masses were held in parishioners’ homes, which created a strong community in the new parish.

A parish Advisory and Planning Board was formed to develop plans for building on the Dorchester Road tract, which had been purchased by the Diocese several years earlier.  The church was designed as to be a multi-use facility with a chapel and large assembly room.  Two large classrooms, office space, a small kitchen and ante room were part of the original structure.  A rectory was also built.  The congregation moved to their new facility in November, 1968.

Our parish community continued to grow, and various ministries were formed, including religious education and young adult formation.  As the surrounding area continued to develop and diversify, the parish became a thriving multi-cultural spiritual community.

Under the leadership of Father Landwermyer, the church underwent a major renovation in the early 1980’s.  The church entry was moved from a center entry facing Dorchester Road (where the large cross is now) to the side entry.  The worship space was transformed with a raised altar, stained glass windows, and pews.

In the late 1980’s, a trailer was acquired to provide classrooms for the growing religious education needs.  And in the 1990’s, during Monsignor Lofton’s tenure, the parish hall was built to support community activities and religious education.  The Knights of Columbus remodeled the trailer, which is now used as their meeting facility.   The rectory was also moved from a site near Dorchester Road to its current location.

With the first years of the new century, our parish community continued to evolve.  During Father Leonard’s tenure, the Hispanic community organized and developed ministries, and this community has become the fastest growing part of our parish.

A major renovation of the church sanctuary was completed in 2014, with the support of a generous gift to the parish and the hard work of many parishioners.  New flooring, lighting and sound systems were installed.   Under Father Marreddy’s leadership, the parish debt was retired.

St. Thomas the Apostle Parish celebrated its Fiftieth Anniversary with a gala event in November, 2016, and continues to thrive as we work to support our Catholic spiritual life in the twenty-first century.

HISTORIA DE LA PARROQUIA

En octubre de 1966, poco después de la clausura del Concilio Vaticano II, un artículo en los periódicos locales anunció una nueva parroquia para el área creciente al oeste de Charleston. Bajo el liderazgo del obispo Unterkoefler, la parroquia de Santo Tomás, el Apóstol, fue fundada por parcelas de las parroquias existentes de San Juan y el Divino Redentor. Las líneas de límite forman una franja de doce millas entre el río Ashley y la I26, desde el cruce de Dorchester Road / I526 hasta la ciudad de Ladson.
Nuestro primer pastor, el reverendo Ronald Anderson, vino de Beaufort para administrar a esta nueva parroquia. Los comienzos fueron humildes – las misas del domingo se llevaron a cabo en el edificio del recinto ferial del club del intercambio en el camino de Dorchester, que no tenía calefacción. Los servicios se trasladaron unas semanas más tarde a un nuevo y cálido recinto ferial. En las casas de los feligreses se celebraban las misas de la semana, lo que creó una comunidad fuerte en la nueva parroquia.
Se formó una Junta de Asesoría y Planificación de la parroquia para desarrollar planes para construir en el tramo de Dorchester Road, que había sido comprado por la Diócesis varios años antes. La iglesia fue diseñada para ser una instalación de uso múltiple con una capilla y una gran sala de reunión. Dos salones de clase grandes, espacio de oficina, una pequeña cocina y una sala anterior formaban parte de la estructura original. También se construyó una rectoría. La congregación se trasladó a su nueva instalación en noviembre de 1968.
Nuestra comunidad parroquial continuó creciendo, y varios ministerios fueron formados, incluyendo el de educación religiosa y la formación de jóvenes adultos. A medida que la zona circundante continuó desarrollándose y diversificándose, la parroquia se convirtió en una próspera comunidad espiritual multicultural.
Bajo el liderazgo del padre Landwermyer, la iglesia logró una importante renovación a principios de los años ochenta. La entrada de la iglesia fue trasladada desde una entrada central que daba a Dorchester Road (donde la cruz grande es ahora) a la entrada lateral. El espacio de adoración fue transformado con un altar elevado, vidrieras y bancos.
A finales de la década de 1980, se adquirió un remolque para proporcionar aulas para las crecientes necesidades de educación religiosa. Y en la década de 1990, durante el mandato de monseñor Lofton, el salón parroquial fue construido para apoyar las actividades comunitarias y la educación religiosa. Los Caballeros de Colón remodelaron el remolque, que ahora se utiliza como su lugar de reunión. La rectoría también fue trasladada de un sitio cerca de Dorchester Road a su ubicación actual.
Con los primeros años del nuevo siglo, nuestra comunidad parroquial siguió evolucionando. Durante la permanencia del Padre Leonard, la comunidad hispana organizó y desarrolló ministerios, y se ha convertido en la de mayor crecimiento de nuestra parroquia.
Una renovación importante del templo se completó en 2014, con el apoyo de un generoso regalo a la parroquia y el trabajo duro de muchos feligreses. Se instalaron nuevos pisos, iluminación y sistemas de sonido. Bajo la dirección del padre Marreddy, la deuda de la parroquia con la diócesis fue cancelada
La Parroquia de Santo Tomás Apóstol celebró su quincuagésimo aniversario con una gala en noviembre de 2016 y continúa prosperando mientras trabajamos para apoyar nuestra vida espiritual católica en el siglo XXI..